Con la laserterapia endovenosa no se requiere cirugía y toda la intervención puede realizarse en menos de una hora en el consultorio del médico. Durante la intervención, usted estará despierto y solo se anestesiara la pierna a tratar. Se introduce una fina fibra de láser en la vena safena interna, localizada en el muslo. A continuación, el médico administra energía de láser a través de la fibra de laser en la vena, lo que producirá la oclusión de la vena.